Estrategias Establecimientos de Atención Primaria

Modelo de atención primaria

La orientación hacia la promoción de la salud y la atención integral planteada por los organismos  internacionales (OMS/OPS, 1999), recomienda que los sistemas de salud centrados en la atención individual, los enfoques curativos y el tratamiento de la enfermedad deban avanzar hacia el desarrollo de acciones dirigidas hacia la promoción de la salud, lo que demanda el desarrollo de nuevas funciones y competencias en los profesionales de salud.

Por lo tanto la implementación de estrategias de promoción, en el marco de la Atención Primaria de Salud plantea el desafío de trabajar con un enfoque desde el ámbito local, lo que a su vez interpela fuertemente un cambio en el sector salud (OPS-OMS, 1999). Este cambio, en parte, está dado por el desafío de implementar y consolidar del Modelo de Atención Integral en Salud, basado en el paradigma biopsicosocial de la salud y que constituye un elemento central de la Reforma de Salud.

En nuestro país, la ley de Autoridad sanitaria, asigna la función a las Seremis de salud de “Velar por la debida ejecución de las acciones de salud pública por parte de las entidades que integran la red asistencial de cada servicio de salud”[1]. En el ejercicio de las funciones señaladas, la Seremi coordina aquellas acciones de Promoción y Prevención cuya ejecución recaiga en los Servicios de Salud.

El Modelo de Atención Integral en Salud, tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas, las familias y las comunidades; con fuerte acento en anticipar los problemas y por consiguiente fomentar una acepción positiva de la salud, es decir, con un énfasis en promoción de la salud y prevención de la enfermedad (MINSAL, 2010). En dicha lógica, la Promoción de la Salud es parte fundamental del actual Modelo de Atención en Salud, en cuanto a su Enfoque Familiar y Comunitario, el cual para mejorar las condiciones de salud, pone énfasis en promover estilos de vida saludables, en fomentar la acción multisectorial y fortalecer la responsabilidad familiar y comunitaria.

El Modelo promueve la participación de la familia tanto en las actividades de promoción, prevención y recuperación de la salud, compartiendo, de esta manera la responsabilidad entre los miembros de la familia por la salud de cada uno de sus integrantes. En ese mismo sentido, se espera que en cada contacto con individuos, familias y comunidades, los equipos de salud, incorporen acciones de Promoción de la salud y prevención de enfermedades, fomentando el auto cuidado individual y familiar, y generando espacios saludables (MINSAL, 2012).

Este modelo propone como desafíos, cambios en los roles de los equipos de salud, donde asumen una función de cooperación y de acompañamiento en los procesos de salud-enfermedad. En forma transversal e intersectorial, los equipos, deben apropiarse de tareas que permitan lograr estilos de vida saludables en su población a cargo, lo que implica entregar poder a la comunidad, para que ésta a su vez asuma un rol activo como agente de cambio.

Existe un amplio campo para la promoción de salud tanto planificada como espontanea a través del contacto diario entre el personal de atención primaria de salud y la comunidad. Mediante la educación para la salud de los usuarios y la abogacía por la salud en beneficio de su comunidad, el personal de atención primaria de salud está en una situación óptima para apoyar las necesidades individuales y para influir en la formulación de las políticas y programas que afectan a la salud de su comunidad. (OMS, 1998)

Dentro de las competencias que los equipos deben desarrollar, se destacan:

  • Conocer los conceptos básicos y diferencias sobre la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, identificar la situación de salud de la comunidad, su distribución y sus determinantes, manejar herramientas para aplicar, monitorear y evaluar las actividades de promoción de salud
  • Desarrollar destrezas para aplicar las estrategias de promoción en base en la evidencia, para facilitar el aprendizaje conjunto del equipo de salud y la comunidad, establecer compromisos y/o alianzas intersectoriales para la producción social de la salud, participar en las iniciativas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad con otros componentes del sistema de salud y otros actores, diseñar programas locales de promoción y prevención basadas en las necesidades de su comunidad. (OPS-OMS 2010)

En nuestro país, se genera una directa relación entre los procesos asistenciales y la promoción de salud. Esta se verifica ya que en la actualidad, las comunas realizan dos procesos de programación, uno referido a la elaboración del Plan de Salud Comunal y otro relacionado con el Plan Comunal de Promoción de la Salud. Y por otra parte, una porción relevante de los/as encargados/as comunales de Promoción de la Salud, son profesionales que se desempeñan en Atención Primaria de Salud municipal. Estos/as profesionales tienen como desafío lograr la coordinación entre la/los dirección/departamentos de salud comunal con los distintos centros de Salud de su comuna, para la ejecución de las acciones de promoción. Su rol es fundamental, ya que son los/as responsables de instalar la estrategia de promoción de salud en los territorios.

Respecto al  Plan de Salud Comunal, cabe señalar que los Municipios formulan anualmente dicho Plan de acuerdo a lo estipulado en el artículo Nº 58 del estatuto de Atención Primaria, Ley N° 19.378. Este Plan, debe elaborarse en base a las orientaciones técnicas otorgadas por el Ministerio de Salud (Orientaciones para la Planificación y Programación en Red y normas técnicas emanadas del MINSAL). El plazo para enviar el Plan de Salud Comunal al Servicio de Salud es hasta el 30 de noviembre del año anterior al de su aplicación. Además contiene en su diseño actividades que dan cuenta del diagnóstico local, del enfoque familiar, promocional y preventivo, por ciclo vital y del trabajo con familias y la comunidad. De esta manera, actualmente el Plan Comunal de Promoción de Salud, contribuye a que exista un balance entre las actividades de recuperación, rehabilitación, prevención y promoción de la salud.

Es imprescindible la integración y complementariedad entre la gestión de la Seremi y la Red Asistencial. En este contexto, varios son los desafíos que unen la red asistencial con promoción de salud, siendo  uno de ellos, el lograr una integración de orientaciones técnicas Ministeriales de Atención Primaria y Promoción de la Salud. (Minsal, 2011)

Este plan, se enmarca en fases o etapas dinámicas y simultáneas que se adecuan a la realidad local. Un Plan de Salud Comunal incluye el diagnóstico de la situación comunal, plan de cuidados de salud de la población, programación de actividades, dotación de personal y plan de capacitación. Varias etapas del proceso descrito, se comparten con los PCPS.

Otro gran desafío para ambos planes, es lograr la participación de todos los sectores de la población, siendo un proceso transversal incluido en las distintas fases del proceso de programación. Una programación más eficaz y sustentable, es lo que respalda la participación de manera continua de los diferentes actores y sectores.

En la perspectiva que el Plan de Salud comunal contenga la estrategia de promoción de la Salud, se provee contribuir al desarrollo local a través de los entornos saludables. En este marco, los Planes Comunales de Promoción de Salud fortalecen la consolidación del Modelo de Salud Integral en la comuna.

Por lo tanto debido a que las temáticas de los Planes Comunales de Promoción de Salud, estarán incluidos en el Plan de desarrollo comunal (PLADECO)[2], Plan de Salud Comunal o PADEM, estas aportarán al desarrollo local desde la perspectiva la calidad de vida, del empoderamiento y participación de la ciudaddanía. (OPS-OMS, 2005)

En consecuencia la promoción de la salud, siendo una estrategia que facilita el mejoramiento de la calidad de vida de la población, está estrechamente relacionada con las metas definidas por la estrategia de atención primaria. Ambas requieren de nuevas formas concretas de expresión local que reconozcan efectivamente la participación social y hagan posible la necesaria reorientación de los servicios de salud, en función de las políticas públicas que incorporen la salud, bienestar y calidad de vida como ejes sustantivos. (OPS-OMS, 1999)

En las orientaciones para la Planificación y programación en Red 2014, se encuentran acciones sugeridas por ciclo vital: salud infantil, salud del adolescente, salud de las personas adultas y salud del adulto mayor familias y cuidadores a considerar.

Por último, teniendo en cuenta que una gran cantidad de actividades de promoción en APS se desarrollan en el contexto de controles y consultas, es que se sugiere trabajar transversalmente en actividades de sensibilización en base a las guías alimentarias e impulsar hogares libre de humo de tabaco. Una actividad directamente vinculada a la programación de actividades de PCPS, es la difusión de la oferta pública comunal y barrial, en relación a actividades grupales vinculadas con alimentación saludable y/o actividad física, considerada también a lo largo del ciclo vital.