Factores Protectores Psicosociales

Los factores protectores psicosociales (FPS) se pueden entender como un pilar imprescindible para una buena salud mental (OMS, 2004), pero además impactan en los resultados de salud en general.

Los factores psicosociales, conductuales y biológicos inciden directamente en los problemas de salud, y de manera transversal los factores ambientales y genéticos. Dentro de los determinantes de factores conductuales se encuentra el tabaquismo, la alimentación, la actividad física y la ingesta de alcohol, lo que se explica en la figura 1. Justamente, estos aspectos son los considerados prioritarios para el trabajo de Promoción de Salud durante el período de estas orientaciones.

Modelo causal de factores psicosociales, conductuales, biológicos y la generación de la enfermedad

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.( OMS)

Es capaz de mantenerse en equilibrio consigo mismo y con el ambiente en el cual se desarrolla su vida cotidiana.

Que aspecto trabajar, desde:

  1. a) La propia persona relacionada con conductas, habilidades psicosociales como:
    • Autoestima
    • Resiliencia (Capacidad para enfrentar adversidad )
    • Manejo de conflictos
    • Empatía
    • Expresión de sentimientos
    • Asertividad
    • Comunicación eficaz
    • Sentimiento de control y de seguridad
    • Toma decisiones
    • Capacidad de negociación
    • Empoderamiento
    • Entre otros
  1. b) La familia (habilidades parentales)
  • Seguridad y protección
  • Demostración de afecto
  • Empatía
  • Comunicación eficaz
  • Incentivo constante
  • Establecer limites
  • Toma de decisiones
  • Coherencia
  • Resiliencia familiar (Capacidad para enfrentar adversidad)
  • Empoderamiento familiar
  • Otros
  1. c) la comunidad a la cual pertenece y con la cual se identifica (redes y organización social)
  • Identificación de sus redes e integración a ellas
  • Favorecer proyectos comunitarios que favorezcan su integración, tanto en grupos de pares como grupos generales.

Inclusión de factores psicosociales en actividades de promoción

Basado en la publicación de la Health International Union for Health Promotion and Education, se han definido una serie de factores promotores psicosociales que deben incorporarse en actividades de promoción de salud.

A continuación, se operacionalizan estos conceptos, identificando dimensiones, de manera que estos aspectos sean fácilmente identificables, por los encargado de las SEREMIS y por los equipos locales, en actividades de promoción salud. Esto toma especial importancia al considerar que se trata de conceptos subjetivos y abstractos, pero no por eso menos importante en la promoción de salud ni como factores determinantes del estado de salud mental. De acuerdo a la literatura, es importante que todos ellas estuvieran presentes. En caso de no ser así, proponer estrategias para su incorporación.

Tabla Nº 6: Definición de Factores protectores psicosociales a incorporar y potenciar en actividades de promoción.

Concepto Definición Cómo medirlo (dimensiones)
 

Empoderamiento

 

El empoderamiento es el proceso a través del cual los grupos de personas en la comunidad, que tradicionalmente se han encontrado en posiciones desventajosas en aspectos relacionados con el estado de salud, adquieren la capacidad de trascender estas barreras, y pueden ejercer todos sus derechos gracias a ellos mismos, con visión de su vida de total manejo y equidad, en el mejor estado de salud. En el contexto de pobreza (en países en vías de desarrollo), el empoderamiento puede ser conceptualizado en una actividad esencial de promoción de salud mental. (Jané-Llopis, 2005)

 

 

§  Capacidad de trascender barreras

§  Capacidad de ejercer derechos por sí mismos

§  Visión positiva de su vida

§  Sentirse en posición equitativa

§  Sentir que maneja su vida

§  Sentirse en buen estado de salud mental

 

Responsabilidad social y tolerancia

 

La responsabilidad social aquí es entendida como un determinante de la salud mental, junto a la participación social y a la resiliencia emocional.

Se asocia al concepto de empoderamiento, ya que al desarrollar habilidades de la propia comunidad, también se apunta a que ésta sea responsable con su entorno físico y social. A su vez, una comunidad más responsable socialmente genera mayor tolerancia entre los individuos, mayor cooperación, mejores interrelaciones positivas, tanto hacia la comunidad como hacia la familia, y hacia otros actores sociales.

Se trata, entonces, de que los individuos y la comunidad sean responsables consigo mismo y con el entorno, dejando de lado la responsabilidad total en el sistema de salud, generando así una comunidad con mayor conciencia de su entorno, de su participación social en él, y de sus interrelaciones.

 

§  Los individuos se sienten responsables de  su propia salud mental.

§  Los individuos se sienten responsables por el bienestar de su entorno / comunidad.

§  Los individuos son tolerantes con su entorno.

§  Los individuos más empoderados se muestran más responsables socialmente y consigo mismos, y más tolerantes.

§  A los individuos les preocupa la cooperación mutua.

§  Los individuos poseen habilidades de interrelación positiva tanto con la comunidad, el colegio, la familia, entre otros actores sociales.

§  Es una comunidad donde existen relaciones interpersonales positivas.

 

 

Apoyo social y red comunitaria

 

Siguiendo con el concepto de capital social, en este contexto, el apoyo social y la red comunitaria se entiende como el círculo cercano al individuo, el cual compone una red de apoyo para momentos difíciles y de crisis, y con el cual puede contar en su vida y lo siente parte de ella.

 

Tal como se señala en el concepto anterior, contar con una red de apoyo favorece la salud mental, por lo que es importante propiciarla y promoverla. Esto puede tener factores intermedios tales como el barrio de residencia, la familia, los círculos amistosos, el espacio laboral, grupo religioso, entre otros.

 

El desarrollo comunitario crea empoderamiento, cuando los individuos experimentan personalmente que, de manera individual y colectiva, son capaces de generar cambios en sus vidas, que sus voces son escuchadas, y que pueden dirigir resultados de alto impacto en sus vidas. Este empoderamiento impacta de manera altamente positiva en la salud mental. Y esto es apoyado por la tenencia de redes sociales de apoyo. (WHO, 2004).

 

 

§  Individuo cuenta con un círculo cercano

§  Individuo cuenta con una red de apoyo para momentos difíciles

§  Individuo siente que esta red forma parte de su vida

§  Individuo cuenta con factores que favorecen la composición de una red de apoyo, tal como barrio de residencia, familia, círculo amistoso, espacio laboral, grupo religioso, u otros.

§  Individuo se siente más empoderado gracias a esta red.

§  Individuo se siente capaz de generar cambios en su vida.

§  Individuo siente que puede dirigir resultados de alto impacto.

§  Individuo se siente escuchado.

 

Participación de la familia

 

Para la mayoría de las personas, su casa es el espacio más importante de su desarrollo. La familia también es, para muchos adultos, el núcleo de relaciones cercanas. (WHO, 2004). En este sentido, y sumado a la teoría del capital social y de las redes comunitarias, la participación de la familia en la vida de un individuo es un importante factor protector de su salud mental.

 

 

§  La familia conforma el núcleo de relaciones más cercanas del individuo.

§  La familia forma parte de la red de apoyo del individuo.

 

 

Integración de las minorías

 

Dentro de una sociedad, las minorías constituyen grupos en desventaja frente a oportunidades, derechos, información, entre otros, lo que muchas veces conlleva a la discriminación. Actualmente, se aprecia un esfuerzo social importante por no discriminar a las minorías y por integrarlas a los diversos ámbitos sociales, tales como la esfera económica, laboral, o educacional.

 

En este sentido, es importante reconocer actividades donde se propicie la inclusión de las minorías, y su no discriminación, y como estas fomentan entonces la promoción de los derechos humanos, del empoderamiento de estos individuos, del aumento de capital social, todo esto en pos de su salud mental.

 

 

§  Se aprecia un esfuerzo de integración de las minorías.

§  Se aprecia un esfuerzo de no discriminación de las minorías.

§  La actividad promueve los derechos humanos.

§  La actividad promueve el empoderamiento.

§  La actividad promueve el capital social de las minorías.

 

Interacciones interpersonales positivas

 

Otro aspecto relacionado con la salud mental es la capacidad para satisfacer y fortalecer mutuamente las relaciones. Las relaciones sociales y las redes de trabajo pueden también actuar como factores protectores en caso de trastorno mental, aportando a la recuperación de estos. La interacción con otros es un pre-requisito inevitable para el desarrollo humano.

 

Tal como lo señalan los textos de base (WHO, Jané-Llopis, entre otros), la promoción de la salud se sitúa desde el lado positivo de la salud, es decir, desde el bienestar y no desde la enfermedad. En este sentido, hablar de interacciones interpersonales positivas alude a hablar de bienestar, de manera similar a como lo hacen el capital social, la red apoyo, y la participación de la familia. Esto consiste no sólo en no generar relaciones interpersonales perjudiciales para la salud, sino fomentar relaciones interpersonales que generen bienestar emocional al individuo.

 

 

§  El individuo genera relaciones positivas.

§  El individuo no genera relaciones perjudiciales.

§  Se aprecia capacidad de fortalecer relaciones.

§  Las relaciones interpersonales han ayudado al individuo en caso de trastornos mentales.

 

 

Sentido de pertenencia e identidad

 

El sentido de pertenencia e identidad también va de la mano con los conceptos anteriores de capital social, red comunitaria y red de apoyo, y relaciones interpersonales positivas. Un individuo con un alto capital social, será propenso a sentirse parte, e identificarse, con un grupo y un espacio, lo que fomenta su salud mental.

 

En términos sociológicos, el individuo se define por pluralidad de pertenencias sociales, lo que alude a diversos grupos/espacios donde se desenvuelve.

 

Esto implica la inclusión de la personalidad individual en una colectividad hacia la cual se experimenta un sentimiento de lealtad.

 

 

§  El individuo se identifica con un grupo.

§  El individuo se siente parte de ese grupo.

 

 

Acceso a la información

 

Por último, la promoción de la salud se liga al concepto de acceso a la información, el cual se entiende como la disponibilidad de información, la facilidad para acceder a ella y los distintos medios en que se encuentra disponible, y la capacidad de comprensión y reutilización de ella.

 

Un individuo, al tener mayor acceso a la información, aumenta sus herramientas para elegir y tomar decisiones. Esto se constituye como una herramienta de empoderamiento. Esto dado que la información permite defender sus derechos, adquirir posiciones menos desventajosas, decidir con mayor conocimiento de causa, y con ello trascender barreras.

 

 

§  La información se encuentra disponible para los individuos.

§  Se aprecia facilidad para acceder a ella.

§  Los individuos muestran capacidad de comprensión y reutilización de la información.

§  Los individuos se sienten más capacitados para tomar decisiones.

§  Los individuos se sienten más empoderados.